Viernes, 29 de agosto del 2008

Sabido es que los chefs clásicamente entrenados pertenecen usualmente al “club amigos de la mantequilla”.

También, mucho hay de debate entre el uso de la mantequilla y la margarina.

Yo era de las ávidas usuarias de margarina hasta mis comienzos de la escuela culinaria, creyendo que hacía una sabia y saludable elección.

También, con el precio de mi salud, aprendí que no debemos erradicar elementos de nuestra dieta.

Y es en los días que corren, que lo clásico debe adaptarse más al pedido de una sociedad que busca una alimentación sana y liviana; y no así tan pesada y dedicada a las grasas animales como lo son el cocinar con abundante mantequilla en todo lo que se presente.

Es sabido que el saber no hace la diferencia. En otras palabras, rara vez las dietas funcionan. Hay que cambiar la forma de ser que tiene uno, la forma de vida.

Un ejemplo vívido de ello es el chef de banquetes de The Breakers Palm Beach, Jeff Simms, quien luego de pesar 250 libras con 6 pies de altura y llegar a tener un colesterol de más de 300 en el 2006 debido al uso de grasa animal en todo lo que cocinaba.

Simms decidió hacer un cambio drástico en su vida: se operó para controlar su peso y luego aplicó los cambios necesarios para mantener una vida saludable: comer una dieta balanceada y nutritiva, al mismo tiempo de ocuparse de su parte física, emocional y espiritual para lograr un equilibrio del todo.

Cuando nos quejamos de que la dieta no funciona, no es la dieta, sino simplemente las elecciones que hicimos ese día en nuestra vida. El secreto está en elegir a diario. No a largo plazo, sino a diario.

Cambie su actitud en la cocina.

Simms aplica la fórmula que aprendió para crear un metabolismo enérgico. Se trata de dividir el plato en porcentajes: 40 por ciento de granos enteros, 40 por ciento de vegetales y frutas y 20 por ciento de proteínas magras. No hay necesidad de que sea una balanza, sino de dividir el plato.

Dentro de las carnes magras, elija pescado, pavo, pollo, o bien cortes de carne roja que sean magras como el lomo.

También nueces, huevos o mantequillas de almendras u otras nueces son excelentes opciones.

En el tema de granos enteros, la gama es muy amplia; mis preferidos son el arroz integral, panes de granos integrales, cereales de granos integrales y la quinoa.

El truco no está en que coma tres comidas gigantes al día y se mate de hambre el resto. De hecho el secreto es que coma lo más seguido posible, es decir cada cuatro horas coma algo para mantener el metabolismo activado y evitar que se desacelere. Yo siempre tengo bocados saludables cerca como nueces o cereales integrales. Y como tan seguido como tres o cuatro horas.

Según Simms, si su meta es perder peso, debe mantener su nivel de glucosa nivelada. De esa manera, mantiene el metabolismo del cuerpo y ayuda a quemar grasa.

Lo otro que es fundamental es que ¡lea las etiquetas de lo que compre! Cuando emigré a este país, eso fue un hábito nuevo que adquirí y nunca más dejé. Aún si lo que vaya a comprar le parece saludable: ¡lea!; aún si dice “sin grasa y sin azúcar”, ¡lea! son los peores y se asombrará de sus componentes.

Comience su día con un desayuno, almuerce liviano, luego un bocado de media tarde, cene y un bocado antes de ir a dormir.

No se olvide de mover el cuerpo, le elevará la estima y el buen humor .

The Palm Beach Post contribuyó en este reportaje.

Comience su día con energía

Ensalada de pasta integral

Además de los vegetales mencionados en esta, puede agregar cualquier otro vegetal.

Para aderezo:

  • 1/2 taza aceite extra virgen oliva
  • 2 cdas. jugo fresco limón
  • 2 cdas. vinagre balsámico
  • 1 cdta. mostaza Dijon
  • Sal y pimienta
  • 1 cdta. azúcar

Para ensalada:

  • 1 caja de pasta integral (moñitos, coditos, tirabuzón o penne)
  • 1 lata de frijoles negros, sin agua
  • 6 choclos dulces, cocidos, sin mazorca
  • 1 pinta tomates cherry, por la mitad
  • 1 lata de morrones rojos asados, trocitos
  • 1 morrón amarillo, en trocitos
  • 1 ramillete de cebolleta, picada
  • 1 cebolla roja, grande, trocitos
  • 3 dientes ajo, picados
  • 1 ramillete de albahaca (puede usar cilantro si lo desea).

Combine los ingredientes para el aderezo y ponga a enfriar.

Cocine la pasta de acuerdo con las instrucciones del paquete –al dente.

Escurra pero no pase por agua fría. Mezcle con el aderezo. Enfríe antes de agregar los ingredientes para ensalada.

Combine y sirva.

Sirve 15 a 20 porciones.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.