Viernes, 22 de agosto del 2008

En tiempos de cambios, las reacciones a estos pueden ser diversas: desde esconderse detrás de la dieta equivocada hasta intentar, con optimismo, hallar el nuevo rumbo y lugar en la vida.

Desde astrónomos hasta Friedrich Nietzsche, expresaban que se requiere de una situación de “caos para dar nacimiento a una nueva estrella”. En momentos como esos es cuando más debemos mantener el balance interno y la “limpieza corporal” para poder dar lugar a los nuevos comienzos.

Darnos gustos aquí y allá no es lo mismo que hacer desajustes permanentes justificándonos que terminan en enfermedades, desequilibrios o sobrepeso. Es como si intentáramos encontrar la excusa de que porque hay un desequilibrio externo, o situaciones que no nos satisfacen en la vida, debemos traer lo mismo a nuestro cuerpo con la ayuda de los alimentos. Pero en la medida que nuestro cuerpo y espíritu no lo estén, nuestra vida exterior tampoco lo estará. Es necesario traer el balance tanto a lo interno como a lo externo.

Pensamos que la ingesta alocada de dulces es el confort que nuestro cuerpo necesita y está buscando en medio de tanta adversidad e incertidumbre … sin estar conscientes después de la aceleración que el cuerpo sufre con el azúcar, cae repentinamente fatigado y en algunos casos hasta en depresión; simplemente por un caos químico interno.

Es como subirse a la montaña rusa: la aceleración al subirse y el vacío seco al bajarse. En muchos también dejan un estado de culpabilidad ya sea por la situación que estén pasando y/o bien por el consumo arrebatado. Las harinas blancas consumidas en exceso también tienen efectos similares en el cuerpo. La clave es no usar la comida como tema consuelo.

Sin embargo, una de las maneras de revitalizar y cuidar el sistema es con el uso de hierbas. Integrando estos limpiadores naturales con sus sabores naturales es una manera sencilla de agregar una variación saludable a sus platos mientras disfruta de una nueva presentación en sus platillos diarios y un cambio saludable en su dieta renovadora de verano.

Muchas de estas hierbas extraordinarias son amargas, las cuales tienen el efecto de aumentar la secreción de jugos digestivos estimulando a los estómagos más perezosos y restaurar el apetito.

Es muy importante limpiar el sistema en especial luego de haberlo sobrecargado con una dieta inapropiada o bien con medicamentos.

Recuerde que antes de hacer cualquier cambio en su alimentación o comenzar una limpieza con hierbas, consulte con su médico.

La clave aquí es comer liviano; alimentarse de vegetales verdes frescos, evitando azúcares, harinas blancas, comidas fermentadas, además de salir a caminar seguido.

Prepare su dieta limpieza con las siguientes hierbas:

Diente de león: Activa todo el sistema digestivo, es un gran diurético y un laxante suave.

Ortiga: Consuma la ortiga junto a otras hierbas como las nombradas aquí. Esta es una hierba muy eficaz en la eliminación de las toxinas acumuladas en el cuerpo.

Berro: Es un diurético suave, estimula el apetito y alivia la indigestión.

Los indígenas nativos americanos usaban el berro como un tónico estimulante para el hígado y los riñones.

Acedera: Una porción de esta hierba contiene el 54 por ciento del requerimiento diario de vitamina C de un adulto.

También está llena de vitamina A, beta caroteno y calcio.

Consuma estas hierbas en ensaladas, o al vapor con pescado o pollo, mezcladas con otras hierbas.

Ensalada ‘limpieza’ de verano

Con berro, dientede león y semillitasde calabaza tostadas.

Rinde 4 personas para servir como primer plato.

Ingredientes:

  • 1 taza de aceite de oliva extra virgen liviana
  • 1/3 jugo fresco de frutade la pasión
  • 1 cdta. de miel orgánica, sin filtrar
  • 1/3 jugo fresco de limón

Para la ensalada:

  • 2 ramos de dientesde león fresco, verdes, lavados y secos
  • 2 ramos frescos de berros verdes, lavados y secos
  • 4 cdas. de semillasde calabaza o piñones
  • 3 onzas de queso fresco manchego o parmesanoen rodajas finas

Armado del aderezo:

Combine el aceite de oliva con el jugo fresco de la fruta de la pasión, la miely el jugo fresco de limón en una batidora o procesador o bien con un batidor eléctrico hasta que todo esté bien mezclado.

Tueste ligeramente las semillitas de calabaza(o piñones) a fuego lento hasta que tomenun poquito de color

Armado de la ensalada:

Coloque los vegetales en un bol grande y espolvoree encima el aderezo recién hecho. Use la mitad del aderezo. Mezcle bien.

Divida la ensaladaen cuatro platos.

Encima, espolvoreeconlas semillas y acomodeel queso. Sirva extra aderezo al costado.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.