Viernes, 15 de agosto del 2008

Al iniciar el nuevo ciclo escolar, los niños y niñas en plena etapa de crecimiento pueden presentar en la escuela un ritmo lento o fuera de balance, si es que sus requerimientos nutricionales decaen.

Esto se traduce en una baja ingestión de alimentos o nutrición pobre. Por ello, es muy importante que se alimenten correctamente, ya que un niño que no se haya alimentado bien presta menos atención en las clases y tienen bajo rendimiento cuando de hecho necesitan el aporte de una buena alimentación para lograr un mejor rendimiento en la escuela. También es conocido que actualmente los niños en edad escolar presentan hábitos inadecuados en su dieta que conlleva a los siguientes hábitos:

  • Desayunos insuficientes u omitidos.
  • Elevado consumo de dulces, azúcares refinados, grasas, u otros alimentos que contribuyen muy poco en la dieta diversa de nutrientes.
  • Insuficiente o ninguna ingestión de frutas, hortalizas y proteínas, generalmente reemplazados con comida basura.
  • La falta de o el poco ejercicio.

Por otro lado, en los adolescentes, debido a la exigencia de los cambios biológicos, es necesario también mantener una dieta altamente balanceada. Las exigencias del cuerpo en esta etapa de crecimiento también son altas. Debido a presiones sociales y agendas ocupadas, tienden a comer apresuradamente para volver a sus actividades y la ingestión de los alimentos no es la más adecuada. Esto se traduce en un mal aprovechamiento de los nutrientes disponibles en la dieta y a su vez al desarrollo de habitos alimenticios inadecuados.

La falla alimenticia que ocurre en los niños, ocurre ser la misma en los adolescentes. Padres y maestros, en este caso, pueden ser socios fundamentales a la hora de la nutrición de estos.

Es primordial, en el menú diario de sus hijos, tener en cuenta las siguientes asociaciones de alimentos:

  • Hortalizas con proteínas: son una excelente y saludable combinación.
  • Hortalizas con almidones: los vegetales facilitan la digestión de los almidones.
  • Hortalizas con grasas: una combinación saludable para el cuerpo. La grasa bloquearía moderadamente la digestión de las hortalizas.

Sándwich enérgico de vuelta a clases

Ya sea que su hijo sufra o no de alergias alimenticias, sería bueno que lo animara a comer alimentos no derivados de la mantequilla de maní y se acostumbrara a la variedad. El cambio puede ser sencillo aún en niños que son fanáticos de la mantequilla de maní: simplemente use mantequilla de soja o girasol. Agregue elementos extras como pretzels y cerezas o pasas de uvas, y malvaviscos. La receta logra suficiente relleno para dos sándwiches. Refrigere el resto.También evite el exceso de azúcares refinadosy use elementos orgánicos.

Rinde 1 sándwich y relleno para más.

  • 1/2 taza de mantequilla soja, girasol o almendras
  • 1/2 taza cerezas secas o pasas uvas
  • 2 cdas. miel (local)
  • 1/4 cdta. sal
  • 2 rodajas pan integral
  • 2 cdas. mantequilla de malvavisco (opcional)
  • 4-5 pretzel integral en pedacitos

En un procesador combine la mantequilla que haya elegido, cerezas o pasas, miel y sal. Pulse hasta combinar todo bien. Distribuya sobre la mitad de una de las rodajas de pan. Encima, distribuya con el malvavisco, luego espolvoree con los pedacitos de pretzels. Coloque la otra mitad de pan encima. Refrigere el resto del relleno.

The Associated Press contribuyó con esta receta.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.