Viernes, 28 de marzo del 2008

Cuando se trata de salsas cremosas, crear una saludable y en pocos minutos puede ser todo un desafío.

En especial considerando los elementos a emplear, como en este caso los hongos, la crema y el queso fresco parmegiano.

A simple vista, no parece una meta complicada: pasta tipo penne mezclada con crema, algo de queso, y hongos. ¿Suena simple, no?

Pero cuando se trata de hacer salsas rápidas con crema vale la pena destacar que como todo lo que es lácteo, se cortará antes de que logre llegar a la mesa si es que se cocina desde el comienzo.

Por ello, pensando en la combinación del queso y la crema recordé el famoso roux (combinación de harina y grasa) para espesar cualquier salsa. Pero la meta aquí era simplificar las cosas. Entonces pensé en los diferentes tipos de hongos a usar. En las salsas con crema es fácil perderse en el sabor a crema y no hacer una salsa que destaque el sabor personal y fuerte de los hongos. La personalidad se la da el hongo.

Por eso, la solución está en mezclar diferentes tipos y usar el doble en cantidad, ya que al cocinarse se reducen abundantemente en cantidad.

Pruebe usar variedades como los hongos blancos, los portobello chiquitos, los shiitake, los langosta, morel, y los ostra, entre otros.

Los hongos secos son excelentes para hacer salsas. Mientras que los frescos se tornan extremadamente tiernos.

Los secos, de hecho, con la cocción adquieren una textura dócil, con hermosa consistencia.

Con excepción a cuando se agregan a las sopas, los hongos secos, deben ser rehidratados antes de ser usados para tal fin.

Para ello, remojarlos en agua cálida de 10 a 20 minutos, será suficiente.

Guarde el agua en que los remojó ya sea para usar más adelante en caldo para sopas o para agregarla al agua en que cocine la pasta para darle a ésta un toque extra de sabor.

Sí, sí, sí, ya sé … esta no es una receta 100 por ciento saludable, pero lo cierto es que uno no se bebe la sartén entera de salsa con la pasta. Sino que sólo usa un par de cucharadas sobre la pasta.

Para sacarle un poco de culpa a la delicia de la que disfruta nuestro paladar, use pasta de grano integral o la nueva variedad de Barilla que utiliza harina integral y es alta en proteína y fibra, y que a la vez sabe a pasta convencional, y con menos carbohidratos que la integral.

Sin embargo, vale la pena decir que la pasta integral le da un toque especial, de resalte de sabor a la salsa rica y generosa llena de sabores de la tierra.

Pasta crema cuatro hongos

Rinde 4 porciones

  • 1/2 Oz. hongos langostas secos
  • 1 taza de agua caliente
  • 8 Oz. pasta ‘penne’ integral
  • 2 cda. de aceite oliva
  • 2 dientes de ajo grandes picados
  • 1 cdta. de tomillo seco
  • 2 tazas de hongos blancos, rodajas
  • 1 1/2 tazas de hongos portobellos bebés, rodajas
  • 4 shiitake, cortados finos
  • 1 taza de crema
  • 1/2 taza queso Parmesano rallado
  • Sal y pimienta para sazonar

Ponga los hongos langostas con el agua y deje a un costado. Luego de 10 minutos haga hervir agua con sal. Agregue la pasta y cocine a gusto.

Escurra los hongos y píquelos disparejamente.

Caliente el aceite en una sartén sobre fuego medio-alto.

Agregue el ajo y tomillo. Saltee por 1 minuto.

Agregue los cuatro hongos, y saltee 8-10 minutos, o hasta que éstos estén ligeramente dorados. Saque la sartén del fuego. Deje enfriar unos minutos. Mientras tanto, cuele la pasta. Luego, vuelva los hongos al fuego (bajo). Agregue la crema y el queso, y caliente por 1 minuto.

Agregue la pasta y mezcle para cubrir.

Continúe hasta que el queso se haya derretido.

Sazone a gusto.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.