Viernes, 28 de septiembre del 2007

Los niños se identifican fácilmente con el mundo de los adultos.

Lo hacen el espejo de la vida de ellos. Hasta de cuando de la comida se trata.

Los adultos que se cuidan el peso o el consumo de calorías diarias, recelan los bocaditos que ingieran al día.

Sin embargo, para los niños que están en etapa de crecimiento y son muy activos, los bocaditos saludables son de gran importancia como parte de su dieta diaria.

La mayoría de los niños en edad escolar deben consumir por lo menos un bocadito saludable al día, lo que debe contar como el 20 por ciento de sus calorías.

Los más pequeños deben consumir dos bocados al día, teniendo en cuenta y dependiendo de qué más coman durante el día.

Aquí encontrará varios consejos útiles que lo guiarán a la hora de tener las pancitas de los niños llenas y contentas cuando se trate de los momentos entre comidas:

  • Convierta su casa en un ambiente nutricional sano:Mantenga dulces con grasas como los helados fuera de la casa. Todo lo que no se balancee con la dieta sana que intente mantener en su casa, mejor mantenerlo alejado para evitar tentaciones.
  • Lea las etiquetas de lo que compre: Los mayores problemas siempre se encuentran al no leer los compuestos de lo que uno compra. Se asombrará las veces que le preguntarán cómo sabe eso. Simplemente porque leerá más seguido las etiquetas de los alimentos que compra. Y le asombrará el cambio radical que hará en su salud y peso.
  • Sea el ejemplo para sus hijos: No espere que sus niños coman bocaditos de apio y zanahorias mientras usted se llena de chocolates mirando televisión. Los niños no sólo necesitan del ejemplo sino de por lo menos una hora de actividad física diaria.
  • Póngase como meta más de cinco porciones diarias: Esto es de frutas y vegetales, o al menos de 2 1/2 tazas de vegetales y 1 1/2 tazas de frutas.
  • Lo mejor es la variedad: Mezcle, no sea monótono, utilice colores y distintas formas. Los niños son muy visuales y el cambio les genera diversión, entusiasmo y curiosidad.
  • Enséñese a sí mismo y a sus niños a controlar las porciones de las comidas: Para ello, lea las etiquetas y enséñeles a leerlas de la manera adecuada. Es ahí dónde hallará la cantidad adecuada de calorías de acuerdo a la cantidad que coma.
  • Lo que bebe cuenta: Y mucho. Las bebidas y gaseosas con azúcar son una bomba calórica. Volvemos a los puntos anteriores: lea las etiquetas de lo que las bebidas contengan. No porque se vea tentadora o “saludable” significa que lo sea. Lea qué contiene primero que nada.
  • Tome en consideración el tiempo: Los bocadillos deben ser servidos con bastante anticipación antes de la cena o almuerzo para que los niños coman. Es decir unas dos horas antes.
  • Tórnese creativo, juegue con la imaginación: Los niños adoran los bocaditos, las comidas en tamaño pequeño, todo lo que puedan manejar y comer con facilidad. Es como si el mundo de los grandes se tornara bajo el control de ellos. Hágales sandwichitos con galletitas integrales, prepáreles sushi para la lonchera, atún con galletas, pretzels saladitos con jamón, o cubitos de queso con jamón, o bien juegue con ellos a preparar lo que deseen llevarse.

También pueden preparar juntos barras de granola caseras con miel orgánica. Son muy fáciles de preparar y deliciosas de comer.

Lo único que tiene que comprar es la granola en el almacén orgánico, pasas de uva, almendras, maníes, (si lo desea), semillas de su elección (como de girasol, sésamo o lino).

Mezcle todo, con un toquecito de aceite vegetal, forme las barritas (o no, simplemente granola suelta) y colóquelas en el horno a 300 (degress)F hasta que se doren y comiéncen a largar olorcito a granitos tostaditos.

Sáquelas y déjelas enfriar antes de consumir. Agregue o saque los ingredientes que desee a gusto.

Dé a sus niños el beneficio de los bocaditos sanitos:

  • Envuelva 1/4 taza de frijoles en una tortilla de grano entero con tomates cortados, lechuga y una rodaja de queso.
  • En una bolsita Ziploc mezcle para que se lleven, 1/2 taza de frutas secas como pasas de uvas, damascos, arándanos, ciruelas, piña, con nueces variadas a gusto.
  • 1 taza de vegetales cortados frescos como zanahorias, apio, brócoli, zanahorias mini con 1/2 taza de yogur descremado o crema agria para untar.
  • 3/4 taza de fruta fresca como manzanas, peras, duraznos, papayas, bananas, piña con 1/2 taza de yogur descremado o queso cottage.
  • 1 barra de granola baja en grasa.
  • 3 tazas de palomitas de maíz sin mantequilla.
  • 1 rodaja de queso o 2 cucharadas de mantequilla de maní con tres a seis galletas integrales.

The Associated Press contribuyó con esta nota.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.