Viernes, 4 de agosto del 2006

Seamos honestos: los mangos son exóticos, dulces, pulposos y elevan la calidad de cualquier plato, pero a la hora de pelarlos pueden llegar a desmoralizar a cualquiera.

En un clima como el del Sur de la Florida, donde las bondades subtropicales aceleran la maduración masiva de este fruto, no es de extrañar que abunden en oferta en el mercado y los encuentre como agregado en casi todos los platos de verano, en especial con la cosecha copiosa de este año.

El mango es también un espectáculo visual de colores que entremezcla el rojo, verde, y alcanzando la maduración, el naranja y amarillo oscuro.

Este magnífico fruto es bajo en calorías, aporta al organismo antioxidantes, vitamina C y B5, ayuda al metabolismo de los hidratos de carbono y en los problemas en la epidermis. También, es de muy fácil digestión, aunque puede tener efectos laxantes cuando se consume en exceso.

El mango es un árbol que suele alcanzar un gran tamaño y puede superar los 30 metros de altura. Es originario de la India y se cultiva en países de clima cálido, además de algunos de climas templados como España, China y ciertas partes de los Estados Unidos.

En la zona intertropical es un árbol sumamente noble ya que no requiere riego y no absorbe los incendios. Una plantación de mangos difícilmente se quema durante la época de sequía, ya que es el período de máximo crecimiento para estos árboles.

Ahora, pasando a la parte práctica de remover la pulpa del carozo y de la piel, corte el mango en tres partes a lo largo donde la parte del medio contendrá el carozo. Con la ayuda de un cuchillo pequeño, en los pedazos que no tienen el carozo, corte la pulpa a lo largo, y si lo desea a lo ancho para formar cubos, pero no corte a través de la cáscara. Luego, voltee ambas partes y jale de la cáscara para liberar la pulpa.

Otra forma, para lograr algo más uniforme pero que lleva un poquito más de trabajo, haga lo que hacen en los restaurantes: usando un pelador de vegetales para remover la cáscara de todo el mango. Vaya un poquito más profundo de lo normal porque esta cáscara es bastante gruesa. Luego, corte los lados de la pulpa alrededor del carozo.

De esta manera, obtendrá pedazos de pulpa más uniformes para cortar en lonjas, cubos o prepararlos como lo desee, con tan sólo un mínimo de pérdida.

El Palm Beach Post contribuyó a esta nota.

Recetas con mangos

Martini-Margarita de mango

Sirve 4

  • 4 mangos maduros, pelados, y la pulpa cortada en pedazos
  • 8 onzas de El Tesoro Blanco tequila
  • 3 onzas de Triple Sec
  • 4 onzas de mezcla amarga fresca

Coloque los mangos en una batidora hasta lograr un puré consistente. Pase el puré en una coctelera grande con hielo.

Agregue el resto de los ingredientes, bata bien y sirva en vasos de margarita o martini.

Adorne con rodajas de lima.

Salsa tropical de mango y papaya

Sirve 5 tazas

  • 5 mangos, pelados y cortados
  • 5 papayas, peladas, sin semillas y en cubitos
  • 2 jalapeños, sin semillas, picados finito
  • 1/2 racimo de cilantro fresco, picado
  • 1 pimiento morrón rojo, sin semilla, cortadito
  • 1 cebolla roja, picada gruesa
  • 1/4 taza de jugo de lima fresca
  • 2 cdas. de aceite de nuez
  • 3/4 taza de jugo de piña
  • 1 cda. de sal tipo Kosher (o a gusto)
  • 1 cdta. de pimienta negra molida

En un bol, combine todos los ingredientes hasta que estén muy bien mezclados.

Guarde en la heladera hasta que sea el momento de servir. Acompañe a gusto.

Pastel de queso crema, mango y coco

Para la masa:

  • 1/4 taza de nueces de macadamias cortadas o pasadas por un procesador ligeramente, y tostadas
  • 1 1/2 tazas de copos de coco dulce
  • 1 1/2 barra de mantequilla sin sal, derretida (4 cdas.)
  • Para el relleno:
  • 2 mangos grandes, maduros, pelados y pasados por la batidora hechos puré
  • 3 paquetes de queso crema (8 onzas cada uno) a temperatura ambiente
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 3 huevos grandes
  • 1 cdta. de esencia de vainilla
  • 1/2 cdta. de cáscara de limón rallada
  • 1/4 cdta. de sal

Precaliente el horno a 325°F. Unte con mantequilla un molde redondo de 8 pulgadas por 2. Coloque encima papel de pergamino o ‘parchment’.

Para hacer la masa:

En un bol grande, mezcle las nueces con el coco y la mantequilla hasta lograr una mezcla que no se deshaga.

Distribúyala homogéneamente en el molde, poniendo presión para que se aplane. Deje a un costado.

Para hacer el relleno:

En un bol grande, mezcle el queso crema, el azúcar, la cáscara de limón y la sal.

Mezcle bien hasta lograr una consistencia cremosa y homogénea.

Bata los huevos, uno a uno.

Agregue el puré de mango y siga batiendo.

Coloque la mezcla en el molde ya preparado.

Coloque el molde en una bandeja para hornear y vierta alrededor de 1/4 de pulgada de agua para hacer un baño de agua (o baño María).

Hornee la tarta a 325°F por aproximadamente 35 minutos o hasta que al colocar un cuchillo en el centro de la tarta, salga limpio.

Saque del horno y deje enfriar por media hora.

Guarde en la heladera durante la noche antes de desmoldar.

Si lo desea, acompañe con crema fresca batida.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.