La celebración de la llegada del Año Nuevo representa tal vez una celebración más libre y espontánea que la celebración personal y familiar de la Navidad. Se puede jugar con un poco menos de reglas tradicionales.

Cuando pensamos en el momento de brindar, seguramente cada cual tendrá su bebida de elección o ese cóctel ganador con el que sabe que todos caerán a sus pies por los ingredientes secretos.

Este año también, recibimos una nueva década y despedimos la primera década del 2000. En sí una década dominada por los sabores culinarios y donde los chefs pasaron a ser catalogados como estrellas de Hollywood.

En el tema de cocteles, se ha visto un gran desarrollo y avance en la combinación de elementos y sabores, con un intento perpicaz y audaz de provocar y magnetizar al cliente.

Los vinos se ampliaron en sus gamas y simplificaron en la presentación y en la forma de consumo.

Sí, parece que fue ayer que el mundo cundía en pánico por la llegada del nuevo siglo ante un posible crash cibernético mundial. En aquel entonces, mucho se habló, muchos se quitaron la vida también, y nada pasó, la vida y el mundo sigó girando como siempre.

Invocando la creatividad y explosión culinaria de comienzos de siglo, piense con qué brindará la llegada del nuevo año.

El concepto de usar champán me hace pensar en algo fresco, liviano y refrescante.

Una combinación muy simple es servir champán (o Proseco), y encima agregar una cucharada de yogur helado de limón. Es una combinación muy simple, fresca y vibrante.

Otra idea para usar con champán, es combinar en una coctelera con hielo 3/4 onzas ron de coco, 1 3/4 onzas jugo de piña, un toque de granadina, y champán hasta llenar el vaso (o Proseco). Sirva en vasos altos. Puede adornarlos con una rodajita de piña pasada por trocitos de coco.

La siguiente opción es una chai-sangría-chai, es decir una sangría con especias. Es deliciosa, y excelente para eventos grandes.

Si prefiere los ácidos tánicos, y está en el ánimo de las fiestas y la temporada invernal, siga la siguiente combinación usando su Merlot favorito: Coloque 1 botella de Merlot, 4 onzas de ron Myers, 4 onzas de Amaretto o licor Benedictino en una olla. Combine las especias: 2 palitos de canela, 4 clavos de olor enteros, 4 pedacitos de anís estrellado, y colóquelas en un filtro de té. Coloque el filtro en la olla. Agregue 1/4 cucharadita de nuez moscada, 1/4 taza de azúcar morena.

Caliente a fuego moderado pero no deje que hierva para evitar que se evapore el alcohol del vino. Sirva y adorne los vasos con rodajas de 1 limón y 1 naranja.

Con respecto a la comida, me gusta la opción de salir o no complicarla tanto en casa. Es decir, una mezcla de tapitas —sencillo, fresco y rápido— para que me ayude a determinar y a crear las nuevas intenciones del año que llega.

Evite comenzar el año nuevo estresado, a las corridas o molesto porque algo no le salió bien. No importa lo que elija hacer, diviértase y relájese. Sólo habrá un nuevo año 2010.

Mordisco grande, bocados pequeños ‘Crostini’ (Tostaditas)

Ingredientes

  • 1 baguette
  • Olive oil, sal y pimienta
  • 1 lb. higos, por la mitad
  • Membrillo en cuadraditos
  • Jamón crudo en tiritas
  • Jamón cocido ahumado en tiritas
  • Queso brie
  • Mitades de nueces tostadas
  • 2 peras Bosc, peladas, sin el centro y cortadas en 24 pedazos.

Precaliente el horno a 425ºF. Corte la baguette en rodajas iguales de grosor. Colóquelas en un bol y sazónelas con aceite de oliva, sal y pimienta. Mezcle bien.

Coloque las rodajas en una bandeja para horno. Hornee hasta que estén doraditas.

Mientras tanto, sofría sin mucho esfuerzo los higos hasta que se ablanden.

Sirve los crostini con un trocito de membrillo, jamón crudo encima y coronando con una mitad de higo.

Puede hacer una reducción de balsámico y darle un pequeño toquecito encima del higo al servir.

El otro tipo crostini, armélo con un pedacito de queso brie, incruste la nuez dentro, coloque el jamón cocido ecima y finalice con un pedacito de pera.

Tags:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.