El chai -un té de origen hindú que incorpora una serie de especias, leche y azúcar (opcional)- ayuda a balancear el fuego digestivo o ‘agni’ del cuerpo.
Para mi, la hora del chai no es a cierta hora determinada, sino a toda hora. Me he hecho una consumidora empedernida de este té de especias.
Ahora sí, por la noche me encanta con un toquecito de crema y un poquito de azúcar orgánica sin procesar. Durante el día, soy menos ritualística, simplemente es chai a solas, sin nada, ni cremita, ni azúcar.

Cuando el agni se encuentra fuerte y balanceado, asimila los nutrientes de los alimentos, se fortalece el sistema inmunológico, se experimenta claridad mental, más energía, y mejor apetito.
Un agni debilitado contribuye al letargo, la depresión, circulación débil, congestión, el dolor en las articulaciones y un sistema inmunológico pobre.
Por otro lado, cabe destacar, que la hora del día en que el agni está en su pico es al mediodía. Eso quiere decir que es cuando se pueden ingerir las comidas más grandes o pesadas. Pero a la noche, es cuando el agni está más lento y es cuando se deben consumir comidas más pequeñas y livianas. Esto no sólo contribuye al estado general de su salud, sino a no hallar sopresitas a la hora de pesarse o ponerse ese jean que hacía tanto no se ponía y de repente no le anda.

Para balancearlo, simplemente incorpore en su dieta hierbas y especias que lo activen como albahaca, cardamomo, canela, clavo de olor, hinojo, jengibre, semillas de mostaza, nuez moscada, orégano, pimienta negra, y tomillo.

Chai casero:

Ingredientes:
Rinde 1 cuarto de galón

En un moledor de especias (puede usar un moledor pequeño de café), muela:
1 1/2 cdta. de semillas de cilantro
1 cdta. de hinojo
3 cdas. de vainitas de cardamomo

Luego, en una ollita haga hervir 2 tazas de agua.
Agregue las siguientes especias:
1/3 cdta. de jengibre fresco picadito
1/2 cdta. pimienta negra en granos
Luego, agregue el cilantro, el hinojo y el cardamomo molido.
1 o 2 palitos de canela (cantidad a gusto)
3 clavos de olor
2 anís estrellado
1 pizca de pimienta de jamaica (‘allspice’)

Revuelva todo bien y deje descansar unas 8 horas (o toda la noche).
Agregue 3 tazas de leche (o leche de soja) cuidando que no hierva y revolviendo bien.
Agregue té negro de buena calidad -2 ó 3 cdas, o en saquitos.
Deje descansar unos 5 minutos.
Cuele. Sirva con néctar de agave, miel, o azúcar orgánica.

Tags:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.