Dentro de la lista de cosas que uno tiene que hacer, o dejar hecho, o que necesita ayuda para comenzar la semana más relajado está dejar bajo control el menú de la semana. O en el peor de los casos, tener una vaga idea de lo que se servirá cada día.

Pero eso de empezar el día y con la mente —y las demás mentes y estómagos amenazadores— aterrorizándolo con la pregunta ineludible: “¿Qué hay de cena esta noche?” en especial si usted es el que lleva la batuta en el tema, será lo que tenga que responder.

Recuerdo que en casa se hablaba del tema desde el día anterior y nuevamente durante el desayuno a las 6 de la mañana, siendo mi madre una persona sumamente organizada. No podría ser de otra manera con tres hijos, esposo, perro, gato y vecinos que comíamos como si fuéramos 50. No era para menos.

Hoy día las cosas no han cambiando para mí, y aunque no tenga una familia que come como 50, ni para el resto del mundo, alimentarse es el centro de nuestras vidas. Para unos porque debemos hacer funcionar nuestros cuerpos, para otros porque deben canalizar emociones y luego hacer funcionar sus cuerpos. Por lo que sea, debemos alimentarnos.

El comer nos define como personas. Dicen “dime con quién andas y te diré quién eres”. Para mí, como amante de la comida, aplico el refrán a la comida; “dime qué comes y te diré quién eres (y de lo que sufres)”.

En los tiempos que corren, corremos también con las excusas que la falta de tiempo encubre el caer en el consumo de las comidas rápidas y procesadas. Podemos estar o no de acuerdo. Soy de las personas que no están de acuerdo con el consumo de comida chatarra. La clave es organizarse, lo demás cae solito en su lugar como pieza de dominó. Lo que le sobre de tiempo será para su solaz. El tiempo que usa en hacer la fila y pagar afuera en cualquier lugar es lo que le llevará en hacer cualquiera de los platos presentados aquí para una semana entera, con postre incluido. Puede rebajar las calorías cambiando los ingredientes en cada una.

Menú para la semana, simple y rápido

Filet mignon con mantequilla de hierbas frescas

Ingredientes: sirve 6

  • 3/4 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 3 cdas. de cebollita verde picadita
  • 1 1/2 cdas. de tarragón fresco picado
  • 1 diente fresco de ajo, machacado
  • 1 paquete de 1 1/2 onzas de hongos secos tipo porcini
  • 6 filetes mignon de 1 pulgada de ancho cada uno

En un bol mezcle los primeros cuatro ingredientes.

Sazone a gusto.

Coloque los hongos secos en un molinillo de especias para molerlos.

Pase el polvo de hongos a un plato.

Sazone los filetes.

Presione los filetes con el polvo de hongos. En una sartén caliente, a fuego medio, agregue dos cucharadas de la mantequilla con hierbas frescas y deje que se derrita. Agregue los filetes a la sartén y cocine al punto de cocción deseado —unos seis minutos cada lado para ser jugoso. Una vez cocidos coloque en platos, sirva con una cucharada de mantequilla de hierbas frescas encima del filete.

Pasta rigatoni con queso brie, albahaca y tomates ‘grape’

Ingredientes: sirve 8

  • 1 rueda de 12 onzas queso brie*, sin cáscara, cortado en pedazos de 1/2 pulgada
  • 1 paquete de 12 onzas de tomates ‘grape’, cortados por la mitad
  • 1/2 taza aceitunas tipo kalamata sin su carozo, picadas
  • 2 dientes de ajo grandes, bien picados
  • 1/4 cdta. pimienta roja
  • Albahaca fresca en tiritas para guarnición
  • Queso parmesano rallado.
  • 3/4 libra pasta rigatoni o rotini

Sin colocar en el fuego aún, mezcle en una sartén el queso, los tomates, las aceitunas, el ajo y la pimienta roja.

Mientras tanto, cocine la pasta a su punto justo.

Cuele la pasta y guarde el líquido de cocción.

Agregue la pasta a los demás ingredientes junto 1/2 taza de liquido de cocción de la pasta en fuego medio.

Revuelva bien.

Agregue más liquido si fuera necesario, cocine por unos cinco minutos. Sazone a gusto con sal y pimienta. Sirva con albahaca fresca y queso fresco parmesano rallado.

*Si prefiere, puede usar mozzarella, cabra o feta.

Truchas al limón y tarragón

Ingredientes: sirve 2

  • Aceite canola
  • 1/4 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cda. tarragón fresco picado
  • 1 cdta. de perejil italiano fresco picado
  • 1 cdta. vinagre tarragón
  • 2 truchas enteras (9 onzas cada una) sin espinas, limpias y abiertas al medio
  • Limones en rodajas (cantidad al gusto), tomates para guarnición

Precaliente el horno a 425°F.

Mezcle bien con sus manos la mantequilla con las hierbas y el vinagre en un bol.

En una bandeja con borde, coloque papel aluminio y esparza un poco de aceite canola (o vegetal) por toda la superficie.

Sazone las truchas a gusto.

Colóquelas con la piel hacia abajo.

Coloque rodajitas de limón encima —si deseara, exprima jugo de limón fresco encima del pescado y alrededor.

Cubra la superficie de las truchitas con la mantequilla al tarragón.

Cocine hasta que el centro de las mismas se torne opaco, no deje que se pasen —unos ocho minutos. Sirva con papas rosadas al horno y/o vegetales al vapor.

Taquitos de carne asada, salsa tomatillo y crema

Ingredientes: sirve 10

  • 8 dientes de ajo
  • 2/3 tazas ancho chile en polvo
  • 3 cdas. de azúcar morena
  • 2 cdas. pimienta negra
  • 4 cdtas. orégano seco
  • 4 cdtas. comino
  • 4 cdtas. sal
  • 1 cdta. canela
  • Tomates cortaditos
  • Queso blanco rallado
  • Aguacate en rodajas
  • Aceite canola
  • 5 libras de entraña
  • Tortillas calentitas
  • Crema amarga
  • Salsa tomatillo (comprada)

Machaque el ajo dentro de un bol.

Mezcle con todos los ingredientes incluyendo la canela. Distribuya esta mezcla sobre la carne.
Deje que descanse.

Caliente una sartén sobre fuego medio, agregue un poco de aceite, cocine la carne (4 minutos cada lado para una cocción jugosa).

Saque y deje descansar 10 minutos para que los jugos se distribuyan. Caliente las tortillas.

Corte la carne en tiras de 1/2 pulgada. Sirva con las tortillas, tomate cortadito, aguacate,
y salsa tomatillo y crema amarga para servir a gusto.

Pechugas de pollo asadas con guarnición fresca de menta y tomates

Ingredientes: sirve 6

  • 1 1/2 taza de tomates ‘cherry’ cortaditos
  • 1 ramito de cebollita verde (o roja), la parte blanca cortada en rodajitas. La parte verde cortarla en rodajitas finitas para usar como guarnición.
  • 1/2 taza de aceitunas kalamatas sin carozo, picadas
  • 3 cdas. aceite extra virgen de oliva, divididas
  • 2 cdas. menta fresca en tiritas
  • 1 cda. vinagre balsámico
  • 3/4 taza de queso gorgonzola* despedazado
  • 4 pechugas de pollo sin piel y sin hueso

Sal y pimienta a gusto

Mezcle los tomates, las aceitunas, 2 cdas. de aceite, la menta y el balsámico en un bol. Agregue el queso*.

Frote las pechugas con la cucharada restante de aceite y sazone a gusto con sal y pimienta.

Caliente una sartén a fuego medio o bien prepare la parrilla, cocinando unos siete minutos por lado.

Sirva una pechuga por plato con una cucharada de la guarnición encima del pollo. Espolvoree cebollita verde encima.

*Puede también usar queso blue o feta.

Bananas asadas con helado, salsa de caramelo y ron

Ingredientes: sirve 10

  • 1 1/2 taza azúcar morena
  • 1 1/2 taza de crema para batir
  • 3 cdas. mantequilla sin sal
  • 1 1/2 cdas. miel
  • 1 1/2 vaina vainilla abierta a lo largo
  • 1 1/2 cda. ron tipo Myers (o sin)
  • 5 bananas sin pelar
  • 1 cuarto de helado —o yogur helado de vainilla o chocolate Nueces tostadas en trozos Menta fresca (opcional)

En una ollita combine azúcar, crema, mantequilla y miel.

Mezcle. Agregue las semillitas de la vainilla. Revuelva a fuego medio. Deje que el azúcar se disuelva y levante hervor.

Baje el fuego y deje que la mezcla se reduzca a la mitad. Agregue el ron. Prepare una sartén a fuego medio, corte las bananas sin pelar a lo largo y páseles con un pincel salsa de caramelo o espolvoree azúcar morena. Póngalas en la sartén y cocínelas hasta que la cáscara se oscurezca y esté tierna —unos cuatro minutos. Sirva una mitad de banana con una cucharada de helado, o yogur helado, con trocitos de nueces tostadas y salsa de caramelo encima (o dulce de leche). Decore con menta fresca.

Comments are closed.